Nipah, peor que el ébola

Twitter
" Este mes se registró un rebrote del virus que fue detectado hace 21 años. Hasta el momento no hay cura "

Tiene una tasa de mortalidad de 75 por ciento, el Nipah, virus detectado por primera vez en 1998 en el sudeste asiático, es aún más letal que el ébola (con una tasa de 50 por ciento); a principios de este mes se reportó un brote en India.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) la ubica como “una nueva zoonosis (enfermedad propia de los animales que transmite al ser humano) emergente que causa cuadros graves”.

El murciélago frutero (Pteropus poliocephalus) es su huésped natural, pero se ha detectado en cerdos y animales domésticos, debido a que se transmite a través de las secreciones.

Una fuente de posibles contagios, según autoridades de India es el consumo de savia de palma, ya que las palmas datileras pueden estar contaminadas con excrementos de murciélago.

Al humano se transmite incluso si consume frutos antes contaminados por animales, y de humano a humano, a través los fluidos corporales.

Los síntomas varían, desde contagios con molestias menores a síndrome respiratorio agudo y encefalitis mortal.

Después del contacto con el virus, éste se incuba en un periodo de entre una y dos semanas, y comienzan a aparecer síntomas como mareos, dolor de cabeza, fiebre, náuseas y confusión.

De no recibir atención médica, tan sólo 48 horas después de los primeros síntomas la persona puede caer en estado de coma, el problema, señalan expertos, es que en una etapa inicial puede confundirse con una simple gripe.

No hay vacuna alguna contra el virus Nipah, pero se están desarrollando dos tratamientos antivirales; por ahora, el tratamiento se basa en medicamentos que contrarresten los síntomas.

Se ha detectado que los sobrevivientes sufren secuelas como convulsiones, y cambios de personalidad.

Hasta ahora se han registrado brotes de la enfermedad anuales, entre mayo y julio, en países como India, Malasia y Bangladesh con un saldo de 260 víctimas desde que se tiene registro.

En India se busca desarrollar un algoritmo clínico para prever los brotes, mejorar la capacidad de diagnóstico y preparar medidas de control.

Por el momento se han hechos llamados para evitar comer frutas que ya han sido mordidas por animales, lavado constante de manos y no comer salvia de palma cruda.

El Nipah se ha desarrollado en una área geográfica limitada, pero a autoridades sanitarias les preocupa el aumento de viajes internacionales que podrían exportar la enfermedad; además, el virus tiene predisposición a mutar.

El 3 de junio pasado, un estudiante de ingeniería de 23 años de edad dio positivo al Nipah, la rápida respuesta sanitaria descartó otros 300 casos sospechosos. Luego de que en 2018 se reportaron 17 muertes por el virus.

 

Expertos atribuyen los brotes a la creciente deforestación que ha obligado a los murciélagos a viajar hacia zonas pobladas por comida, a los asentamientos irregulares sin adecuada eliminación de desechos, y a la proximidad en la que habitan humanos y animales salvajes en Asia.

Comentarios

Agrega tu comentario
  • Últimas noticias
  • Más de: Internacionales