NO a la guerra universidad vs estado

Twitter
  • NO a la guerra universidad vs estado
  • Por: Alfonso González

    @poncharelazo

Todo el sector educativo en Puebla, e incluso en el ámbito nacional, criticó, repudió y reprobó la guerra que el morenovallismo y su líder, el finado Rafael Moreno Valle Rosas, emprendió en contra de la Universidad Iberoamericana Puebla y su entonces rector, Fernando Fernández Font.

Y es que el encargado de los destinos de la Ibero, una de las instituciones de educación superior privada más importantes del estado, fue asediado, hostigado y amenazado por parte de la administración morenovallista.

No recibió invitaciones para importantes actos de gobierno, para reuniones en materia de educación, para eventos oficiales, en fin, la animadversión del ex mandatario en contra de la Ibero y su ex rector siempre fue evidente.

Muchos de los asesores, secretarios, funcionarios, amigos y líderes del morenovallismo la hicieron de puente para tratar de apagar el fuego entre aquella universidad y el estado.

Nada funciono.

El gobernador Moreno Valle se entercó y nunca quiso atender, ni arreglar sus diferencias con Fernando Fernández, quien entonces no se quedó callado y se defendió de sus ataques.

Fue un duro crítico de aquel sexenio hasta sus últimos días como líder de la Ibero Puebla.

Ni el espionaje que se ejerció a los enemigos del gobierno en aquella época impresionó o asusto al rector.

Muy al contrario, en algunas ocasiones convocó a sus pares, al resto de las universidades, a la comunidad universitaria en Puebla, para sumarse a una cruzada anti estado, la cual permitiera la libre expresión, independencia, autonomía y el respeto irrestricto al pensamiento que no compartía los planes y proyectos del morenovallismo.

El mensaje fue claro y contundente por parte de Fernando Fernández, quien, insisto, ni se atemorizó, ni mucho menos dejó la rectoría por presión del gobierno.

Debido al acoso contra la Ibero, el ex gobernador fue reprobado por gran parte de la comunidad universitaria en Puebla, se ganó muchos adjetivos por atacar e intentar embestir a la institución y terminó siendo para todos los poblanos un represor.

Al final de la historia, Rafael Moreno Valle concluyó su mandato y se fue al Senado, mientras que Fernando Fernández terminó su periodo como rector de la Ibero Puebla y siempre siguió siendo un criticó de su gobierno, sin que nada pasara.

La historia en Puebla -sobre la guerra entre la universidad y el estado- ya todos la conocemos, porque también sucedió entre algunos gobiernos y la BUAP, la universidad pública más importante que tiene la entidad.

Desde luego, a nadie conviene una reyerta entre estos dos sectores, mucho menos entre sus dos cabezas y protagonistas.

Sin embargo, la disputa entre la Ibero y el gobierno morenovallista es un ejemplo de lo puede pasar si hay una disputa de tal magnitud, los mensajes de ataque de ambas partes van a ser mal vistos por la sociedad, sean cuales fueren.

El gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta debe ser muy cuidadoso al momento de lanzar sus mensajes en torno a la BUAP porque ex evidente que existe una mala relación con su rector Alfonso Esparza Ortiz.

No es momento de disputas entre universidad y estado, más bien es tiempo de la reconciliación y de empezar el 2020 haciendo amigos, no enemigos.

No tener el control de la BUAP, por parte del estado, es muy peligroso.

Me parece que es momento de empezar a replantear la estrategia para evitar más malos entendidos y mensajes sicilianos entre ambas partes.

El gobernador Miguel Barbosa tiene todo para convertirse en el mandatario que impulsó el verdadero cambio en Puebla haciendo las cosas mediante una política distinta.

¿Para qué enfrentarse y continuar guerras estériles?

Hay muchos temas que requieren de la completa atención del estado, de toda su estructura y de sus operadores.

Afortunadamente, la BUAP no es la Ibero, ni Alfonso Esparza es Fernando Fernández, ni mucho menos Barbosa tiene el estilo de Moreno Valle para crear falsos enemigos, ni venganzas personales.

Ojalá que la situación entre la BUAP y el barbosismo logre la reconciliación.

Puebla necesita de paz y tranquilidad.

La inseguridad, la pobreza, la mala situación económica y muchos otros fenómenos que aquejan a los poblanos son los verdaderos enemigos de los ciudadanos, no la universidad.

En lo personal le apuesto al respeto, por parte del estado, para todos los sectores, sin importar, preferencias de ningún tipo.

Es mejor un Puebla con plena paz social que una entidad en guerra, de cualquier tipo.

poncharelazo@yahoo.com.mx

En twitter: @poncharelazo

Facebook: Alfonso González