Crisis y revueltas partidistas en Puebla (sobre todo en el PAN poblano)

Twitter
  • Crisis y revueltas partidistas en Puebla (sobre todo en el PAN poblano)
  • Por: Alfonso González

    @poncharelazo

Mientras los partidos políticos y los gobiernos se enfrentan y sostienen una guerra entre sus filas, entre sus líderes, sus enemigos, y entre quienes buscan -sin permiso- ganar a como de lugar una candidatura para los comicios entrantes del 2020, mantienen olvidada a la gente.

Así es, han descuidado y mantienen en la omisión total el reclamo y las demandas de los ciudadanos.

Es una pena que se haya autorizado, por ejemplo, un baile masivo en el parque ecológico cuando se supone que el espacio se iba a rescatar de las garras de la corrupción.

Quien haya otorgado el permiso esta reprobado por los poblanos.

Patos, fauna de todo tipo, aves y seres vivos que habitan o habitaban la zona tuvieron que soportar, o morir en el peor de los casos, a un grupo de borrachos que se vomitó, que se orinó, que defecó y que se embriago sin pudor alguno donde se le antojó en el supuesto pulmón de la capital.

Y no veo a los ambientalistas, ecologistas, al Partido Verde y a su ridículo líder, Jaime Natale, quejarse, protestar o exigir que se eviten ese tipo de espectáculos para cuidar los espacios naturales.

Es por ello que lo he dicho y lo sostengo: el Partido Verde es un fraude y una organización que tiene de todo menos espíritu o preocupación ambientalista.

Que pena que los farsantes militantes y líderes del Verde sólo busquen poder y riqueza en la política, pero que asco que utilicen la bandera del medio ambiente para saciar su asqueroso apetito económico.

Y lo mismo pasa con la oposición en Puebla, con los partidos que tanto critican al gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta pero que omiten y se hacen tontos cuando hay que defender a la ciudadanía o a sus intereses.

Allí está, también, el Partido Movimiento Ciudadano, como ejemplo de lo que no se debe hacer en la política.

Resulta que Morena y sus lidercillos echaron de sus filas al diputado Héctor Alonso Granados, un poblano especialista en engañar tontos, en embaucar ciudadanos, de dárselas de millonario y de ser el temor de la prensa, pero gracias a Movimiento Ciudadano, su líder en Puebla, Fernando Morales Martínez, y hasta su patrón a nivel nacional, Dante Delgado Rannauro, un partido más cobijó a este personaje.

De ese calibre son nuestros partidos políticos de hoy.

 

“Pero que asquerosidad es esto, eh”, dijera el clásico.

Bien dicen, Dios los hace y ellos se juntan.

Y en el PRI y en el PAN son iguales.

Los priistas aún no terminan de destrozar y hacer añicos su partido.                                      

En Puebla están perdidos, borrados por el PAN y Morena, por el actual gobierno barbosista.

Dan pena, los pobres, pero sembraron lo que hoy cosechan.

En el PAN las cosas no andan tampoco nada bien, aunque presuman que en el 2020 van a ganar y a recupera la presidencia municipal de Puebla.

La pregunta es: ¿cómo carajo la quieren recuperar si por dentro están en guerra?

Y en lo personal agregaría un cuestionamiento más: ¿Con quién la van a ganar o a asegurar?

En el PAN la guerra a muerte está vigente; y lo peor, ni se respetan, ni se quieren.

Ya había dicho que en al albiazul hay varios frentes, tres para ser exactos: el de la dirigente estatal, Genoveva Huerta Villegas; el del dirigente en la capital, Jesús Zaldivar Benavides; y el del edil de Atlixco Guillermo Velázquez Gutiérrez.

Sin embargo, a la tercia grupal panista se suma un frente más: el de Rafael Micalco Méndez y Eduardo Rivera Pérez.

Los panistas yunquistas, morenovallistas arrepentidos, y los seguidores de Genoveva Huerta, están muy confiados en ganar la capital en la elección intermedia; sin embargo, olvidan que para ello les hace falta estructura, gente y mucho dinero.

Cosa que dudo mucho tengan por el momento.

Están tan entretenidos grillándose y arrebatándose lo poquito que tienen que están descuidando lo más importante, quien los hace ganar: la gente.

Y dudo mucho que los gobiernos de Claudia Rivera Vivanco y de Miguel Barbosa permitan que les arrebaten la capital tan fácilmente.

Seguro se van a preparar, y en el 2020 la guerra será a muerte.

Eso sí, los panitas hoy carecen de un líder como para dar la pelea a muerte.

Ya vimos que no se pueden ni poner de acuerdo para sus comicios internos, pues intentaron robarse y cometerse fraude entre ellos mismos.

Y ya para finalizar pregunto: ¿quién es el supuesto panista que garantiza a su partido un triunfo rotundo en la capital?

¿A poco Jorge Aguilar Chedraui, o Mario Riestra Piña, o en el mejor de los casos Eduardo Rivera Pérez?

Me parece que Jorge Aguilar tiene muchísima cola que le pisen, tienen asuntos pendientes en salud. Y ahora con la 4T todo puede pasar, algo así como reabrirse sus cuentas públicas.

Mientras que Mario Riestra se asusta por todo, es un político timorato que tiene poco liderazgo por no salir a dar la batalla cuando se requirió.

Tal vez Lalo Rivera sea el candidato ideal; sin embargo, habrá que medir sus posibilidades porque el descalabro sufrido ante Claudia Rivera podría haber sido fulminante.

poncharelazo@yahoo.com.mx

En twitter: @poncharelazo

Facebook: Alfonso González